El primer objetivo de la publicidad es que el público se entere de lo que le quieres decir. No es tan fácil. El segundo objetivo es que le caigas bien. Más difícil aún. Pero sin la complicidad del cliente, es imposible.