Todos tenemos claro que hay productos que se venden más por su aspecto que por su calidad y es que un buen diseño de envase es, posiblemente, la inversión más rentable que se pueda hacer por un producto.