El diseño de un catálogo o de una tarjeta de visita supone tomar muchas decisiones: elegir el formato, el tipo de papel, la tipografía, ordenar la información, las fotografías, decidir el tipo de impresión, de encuadernación... Sin olvidar lo más importante: dotarlo de personalidad.